¡UNETE a la Comunidad en CAlma!


Te invito a unirte a la Comunidad en CAlma, un espacio donde compartir consejos, reflexiones, trucos para llevar una vida más consciente, plena y serena. Recibirás en tu correo los artículos de mi blog, así como información sobre servicios o programas nuevos e invitaciones a charlas y formaciones.

Al suscribirte, podrás descargarte de forma totalmente gratuita la Guía para mujeres trabajadoras estresadas con ganas de CAlma “Conoce tu día a día”, que forma parte de mi programa Vivir con CAlma exterior.

No esperes más para compartir tus experiencias con otras mujeres con ganas de CAlma. Te animo a unirte a esta gran Comunidad en CAlma suscribiéndote a mi boletín

¡YA CASI ESTAMOS!

Sigue los pasos y en breve recibirás la guía gratuita

1

Busca el email de confirmación en tu bandeja de correo electrónico

2

Haz click en el link de confirmación que aparece en el email

3

Recibirás otro correo con un link para descargarte la guía gratuita

Empieza por la base … ¡cultiva tu amor propio!

La piedra angular de la productividad consciente es el autoconocimiento, tomar conciencia de lo que eres y de cómo estás en cada momento. Por ello, en post anteriores te he invitado a conectar contigo, a escucharte, a conocer tus creencias limitantes, y a aceptarte. La aceptación es el primer paso para aprender a quererte, para tener una buena autoestima. Y para hablarte de todo ello, hoy cuento con una experta en escuchar al corazón y aprender a quererse, Cristina Ramón, de La Revolución del Corazón.


Lo primero es dar gracias a Patricia por abrirme las puertas a su casa virtual. Tuve el placer de que nuestros caminos se cruzaran en el pasado como cooperantes y ahora me hace muy feliz volver a encontrarnos en esta nueva etapa como agentes del cambio personal :)

Desde muy joven quise “cambiar el mundo”, hasta que con el tiempo me di cuenta que tenía que empezar por mí. Como dijo Gandhi, “Sé el cambio que quieres ver en el mundo”.

Por eso hoy quiero hablarte de un tema esencial…

Decirte que durante muchos años mis jefes elogiaron mi perfeccionismo. A mí me parecía que era una de mis fortalezas, “la atención al detalle”… Eso fue, hasta que decidí emprender y me di cuenta que era una carga pesada que no me dejaba avanzar.

Entonces ser tan perfeccionista se convirtió en un problema porque tenía que hacer muchas tareas nuevas y cada una se alargaba en el tiempo de forma interminable. Y nunca estaba “suficientemente bien”.

Aunque me ponía fechas de entrega límites y aplicaba otras estrategias de productividad, no mejoraba…. Si eres perfeccionista, ¡sabrás a qué me refiero!

A esto  se le unieron otros bloqueos como el miedo a la crítica (y  a ser visible), el conflicto con el dinero, el no creer que sabía suficiente nunca o el no sentirme merecedora… Un “kit” muy completo.

Después de mucha frustración y de “pelearme” conmigo mucho, fui descubriendo que en realidad detrás de todos estos miedos y bloqueos había un miedo mayor. Y es que todo comportamiento tiene una intención positiva. Todos. Aunque a primera vista no lo parezca…

(Si hay en tu vida algo que te esté bloqueando ahora, es interesante que reflexiones sobre su intención positiva. Así entenderás el problema desde la raíz y podrás tomar cartas en el asunto).

En este caso, detrás de mis miedos y mis bloqueos había un miedo tremendo al rechazo, a no ser suficiente y a no ser amada.

Y es que, ¡somos seres sociales! Nos necesitamos unos a los otros. En su momento dependía nuestra supervivencia física pero ahora es más un tema emocional.

Con esto me di cuenta que en realidad yo buscaba la validación en el exterior porque yo no me quería lo suficiente. Mi problema de base era una  falta de autoestima.

Y cuando buscas la aprobación fuera pierdes tu poder, tu centro se desplaza al exterior.

Desde pequeñitos nos miden a todos con  los mismos baremos y nos educan en el “pórtate bien y te querré”, “saca buenas notas y te compraré un regalo…”. Te premian por lo que haces, no basta con Ser.  Para merecer tienes que hacer.

Además, si haces lo que más te conviene te toca escuchar algo así como, “eres una egoísta, sólo piensas en ti”.

Tomar conciencia me ayudó a entender su vital importancia. Y es que la autoestima es la base de una vida plena y abundante. Porque si tienes una autoestima sana vas a respetarte y a poner límites y no vas a aceptar un trabajo en el que te traten mal, un sueldo por debajo de lo que mereces o una pareja que te desprecia.

También el estrés está muy relacionado con la falta de autoestima, porque buscas agradar y no sabes decir que no, con lo que te cargas de obligaciones que no te corresponden. Y luego te sientes mal porque no llegas a todo (y baja de nuevo tu autovaloración).

Así que, para mí el cultivar la autoestima es la pieza esencial que tiene un efecto dominó en el resto de áreas de tu vida.

Me gustaría compartir 10 estrategias que me han ayudado y que tal vez te sean útiles para nutrir tu amor propio:

Conoce tus necesidades y ponlas por delante… Ya sé que estarás escuchando una voz interna que dice que “eres una egoísta”… Pero  no le hagas caso, cuanto mejor estés tú, más disfrutarás de tu vida y los demás se beneficiarán de tu mejor versión.

Reflexiona sobre tus necesidades físicas, emocionales, mentales y espirituales e inclúyelas en tu agenda. ¿Qué necesitas dormir 8 horas? ¿Ir a yoga? ¿Comer sano? ¿Ver a tus amigas? ¿Un trabajo de media jornada?… Haz que sea una prioridad… Nada de dejarlo para lo último del día “si hay tiempo”…

Yo sé que a  veces con tantas obligaciones queda poco tiempo para una misma. Pero es vital tomar conciencia de su importancia y en la medida de lo posible hacer que suceda.

Además, dedicarle tiempo a lo que te gusta y lo que te hace sentir bien, subirá tu vibración y atraerás a tu vida aquello que esté en esa misma sintonía.

-Conócete y acéptate, con tus luces  y con tus sombras, al igual que un día tiene luz y oscuridad y es perfecto. Tú eres una persona maravillosa con infinidad de cualidades. Si dudas, coge un papel y escribe 50…

Ya sé que estarás pensando, “¡imposible sacar 50 cualidades!” Pues te reto a que empieces la lista y te sorprendas. La primera vez que mi coach me dijo que hiciera este ejercicio pensé  que no había manera de hacerlo… Hasta que acepté su desafío y tuve una agradable sorpresa… ¿Te ayudo a empezar? Yo soy alegre, optimista, comprometida, divertida, amorosa….Te dejo que continúes tú la lista ;)

Además, recuerda que eres una parte de la vida, de la existencia… “Yo soy” te hace partícipe del milagro y del misterio de la vida. Solo tienes que mirar el perfecto funcionamiento de tu cuerpo para ver que estás delante de una obra maestra de la naturaleza.

Si meditas cada día un poco verás cómo te ayudará a conectarte con esta dimensión más profunda de tu Ser.

-Empieza a decir “no” y a poner límites sanos. Aunque tengas tendencia a complacer, tendrás que empezar a decir que no y a poner límites para respetarte y que los demás hagan lo mismo.

Si tus compañeros te exigen informes que no te corresponden, o tu hermana te pide favores a todas horas, tal vez tendrás que poner orden. Por tu bien y por el de los demás ;)

Si los demás se aprovechan de ti, es porque tú se lo permites ;) ¡Tal vez es hora de tomar  la responsabilidad y las riendas de tu vida!

Eso también se aplica a no aceptar menos de lo que mereces a nivel de salud, de pareja, de trabajo y de amistades.

No tengas miedo del vacío, porque cuando dices “no” a lo mediocre dejas espacio para lo bueno o para lo excelente.

Conviértete en tu mejor amiga. Nuestro diálogo interior, esa voz crítica que nunca calla,  se parece más al de nuestra enemiga más temida que a una fan incondicional.

Yo era muy crítica conmigo misma  y tomar conciencia fue parte de la solución. Si con tu amiga eres compasiva y amable aún cuando se equivoca, tiene miedo o no llega a todo, ¿por qué ibas a ser menos contigo misma?

Aquí también aprovecho para decirte que revises tus exigencias para hacerlas realistas… A veces nos ponemos unos baremos que ni superman o superwoman pueden alcanzar. Son normas y expectativas poco realistas tipo, “no me puedo equivocar”, “lo tengo que hacer todo perfecto a la primera”… De nuevo una pregunta sencilla que te ayudará a tener claridad: ¿Esto que te exiges a ti, se lo exigirías a una amiga?

Deja también de asociar tu valor a tus resultados, éstos no te definen, vales mucho más que eso. Primero eres y luego haces y tienes.

A medida que baje el volumen de tu voz crítica, subirá tu amor propio.  Y los demás te criticarán menos (porque los demás te hacen de espejo) o no te importará tanto porque tú sabes quién eres ;)

-Honra tus logros. Aunque no tienes que hacer nada para ser valiosa y merecedora, simplemente lo eres por el hecho de SER (eres parte de la luz divina, de la vida, de la presencia), también es útil que reconozcas tus logros porque estamos muy acostumbrados a los resultados.

Muchas veces nuestra atención se va a buscar aquellos fracasos y le damos menos importancia a nuestros logros (que en realidad son muchos más).

Así que te animo a hacer una lista de 50 cosas que has logrado, desde aprender a montar en bicicleta a atreverte a abrir tu corazón al amor.

En general te invito a reeducar tu mirada y a fijarte en aquello que haces bien (en lugar de ver aquello que haces mal) porque crearás emociones mucho más positivas y te sentirás más confiada. Y allí donde pones tu atención se expande.

-Cumple tu palabra. Sí, cuando haces lo que dices, te sientes una persona en la que se puede confiar. El concepto de ti se transforma. Así que cumple con tu palabra o no la des si crees que no puedes hacerlo.

-Establece metas. Tener objetivos a corto, medio y largo plazo te hará sentir que tu vida tiene un sentido más allá de ti.

Descubre aquello que te apasiona. Pasamos mucho tiempo en el trabajo así que mi consejo es que te dediques a aquello que amas (o si no quieres pagar el precio del cambio, al menos que ames lo que haces J). Te hará sentir que a nivel muy profundo honras tus dones.

Para mí siempre ha sido muy importante seguir el camino del corazón, aunque no fuera el más seguro y transitado pero sí el más coherente.

Date permiso para experimentar, para descubrir y para equivocarte si hace falta. Porque a veces es así como encuentras tu camino.

-Perdónate. Sí, es importante que sueltes la culpa y te sientas en paz contigo. El pasado ya es historia y en todo caso, lo hiciste lo mejor que sabías. Si te equivocaste o heriste a alguien fue porque no sabías hacerlo mejor. Recuerda que todo es perfecto,  y pasa por alguna razón. Cada aprendizaje te ha llevado a ser la persona que eres hoy.

También es importante que perdones a los demás por lo que te hicieron, aunque el otro “no lo merezca”. Porque así tú te liberas y andas más ligera por la vida.

Y además, si piensas que la vida es un espejo, es posible que lo que te hizo el otro, fuera un reflejo de lo que te hacías tú a ti misma…

-Sal de tu zona de confort. Sólo cuando sales de tu comodidad descubres que eres más capaz de lo que crees. Prueba un nuevo hobbie, aprende una nueva habilidad, haz un nuevo deporte, ponte un reto, ábrete a nuevas amistades… Estas experiencias reafirmarán tu sensación de capacidad.

En resumen: valórate, respétate y siéntete merecedora en pensamiento, palabra y acción.

Te invito a que valores del 1 al 10 cuál es tu nivel de autoestima porque te dará pistas de cómo está tu vida ahora. Tomar conciencia es el primer paso para activar el cambio y pasar a la acción

¿Qué te ha  resonado más de este post? ¿Qué estrategias podrías empezar a aplicar ya mismo para aumentar tu amor propio? ¡Te espero en los comentarios!

¡Un abrazo y hasta la próxima!

Cristina


autoestima
Cristina Ramón – La Revolución del Corazón

Sobre mí: Me llamo Cristina Ramón y soy coach estratégica. Ayudo a las mentes libres y a las emprendedoras a vencer sus miedos, a creer en ellas mismas y a emprender su camino. Estoy convencida de que si cada persona siguiera su corazón, su mundo y la sociedad se transformarían, y de ahí,  “la revolución del corazón”. Te espero en www.larevoluciondelcorazon.com   … ¿Me acompañas? Accede a mi guía gratuita, “Los 13 errores invisibles que minan tu confianza al emprender tu proyecto”.


6 opiniones en “Empieza por la base … ¡cultiva tu amor propio!”

  1. Súper interesante!
    Me he visto reflejada en muchas de las cosas que aparecen.
    Gracias por hacernos más conscientes de nuestras áreas de mejora y por las herramientas.

  2. Muchas Gracias Patricia por abrirme las puertas de tu “casa virtual” para hablar de un tema tan vital como es la autoestima. Para mí la base de de todo, la llave mágica que nos permite la armonía y el éxito en todas las áreas de nuestra vida… Haciendo pequeños gestos logramos grandes cambios, para empezar sólo con el hecho de tomar conciencia. Querámonos cada día un poco más y nosotras y nuestro entorno se transformará. Una poderosa herramienta a nuestro alcance…
    Te mando un abrazo y mis mejores deseos con toda la fantástica labor que estás llevando a cabo!
    Cristina

    1. Gracias a ti, Cristina, por compartir tanta sabiduría con mis lectoras. Efectivamente el amor propio es la base, el primer peldaño sin el cual cualquier otra acción que queramos iniciar se tambaleará, porque no hay calma exterior sin calma interior. Y la calma interior se consigue empezando por el principio, aceptándonos y queriéndonos tal cual somos. Es un placer leerlo en tus palabras, cargadas de experiencia vital. Que la vida siga cruzando nuestros caminos en este propósito común de contribución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *