¡UNETE a la Comunidad en CAlma!


Te invito a unirte a la Comunidad en CAlma, un espacio donde compartir consejos, reflexiones, trucos para llevar una vida más consciente, plena y serena. Recibirás en tu correo los artículos de mi blog, así como información sobre servicios o programas nuevos e invitaciones a charlas y formaciones.

Al suscribirte, podrás descargarte de forma totalmente gratuita la Guía para mujeres trabajadoras estresadas con ganas de CAlma “Conoce tu día a día”, que forma parte de mi programa Vivir con CAlma exterior.

No esperes más para compartir tus experiencias con otras mujeres con ganas de CAlma. Te animo a unirte a esta gran Comunidad en CAlma suscribiéndote a mi boletín

¡YA CASI ESTAMOS!

Sigue los pasos y en breve recibirás la guía gratuita

1

Busca el email de confirmación en tu bandeja de correo electrónico

2

Haz click en el link de confirmación que aparece en el email

3

Recibirás otro correo con un link para descargarte la guía gratuita

Foro Mujeres del Tercer Milenio

“Conciliar no es femenino, no es exclusivo de las madres trabajadoras”. Así de claro lo expresaba Mª José Navarro en su ponencia “¿Concilias o trabajas?” en el foro de Mujeres del Tercer Milenio que se celebró el 5 y 6 de mayo en Madrid, impulsado por la Fundación Mujeres Felices. El eje central era el poder de la mujer, para superarse, para cuidar, para cuidarse, para hacer muchas cosas pero sobre todo para SER. Se reivindicaba el poder innato femenino, la esencia de la mujer.


Una vez más me veo obligada a señalar la triste realidad de que haya sido un foro con ponentes mayoritariamente mujeres (excepto dos hombres, uno de los cuales era el promotor del evento) para mujeres con un público aplastantemente femenino. Es fantástico que mostremos nuestra presencia en estos eventos pero más maravilloso sería que también fueran hombres los que escucharan nuestra voz y lo que tenemos que decir sobre nuestro potencial.


Me gustaría resaltar las dos ideas clave sobre conciliación que María José Navarro expuso. En primer lugar, que conciliar no es algo esclusivo de las mujeres, por dos motivos. Primero, porque el rol de cuidadora no debería estar relegado a las mujeres sino que también los hombres pueden desplegar ese potencial de cuidadores tanto de sus hijos como de padres u otros familiares. Y segundo, porque el derecho a conciliar no debe ir ligado al hecho de ser cuidador, sino también a querer disfrutar de una vida personal plena, que puede incluir querer compaginar el trabajo con estudios o dediar tiempo a un hobby. En segundo lugar, para conciliar no se puede aplicar la misma receta a todos, ni en todos los momentos de la vida: se trata de elegir en cada momento lo que es mejor para ti. Y acaba definiendo a una mujer feliz como aquella que decide lo que realmente le importa.

Por el foro pasaron otras muchas mujeres con vidas fascinantes, ejemplos de superación y perseverancia, mujeres de éxito en sus carreras profesionales porque estaban alineadas con sus valores y sus carreras eran una prolongación de su misión en este mundo. El ejemplo personificado es Isabel de Casas, coach ejecutiva y experta en inteligencia emocional, quien resumía así su trayectoria: “me ha llevado media vida siendo quien no era y avergonzándome de quién era… conectemos de verdad con quienes somos y nuestros dones ancestrales y transfromemos este mundo que nos acoge y en el que vivimos…¡honremos eso sagrado que ya somos”. Los que la conocemos de cerca, sabemos que ya lleva tiempo conectada con su misión, honrando su potencial femenino y empoderando a todas aquellas mujeres que hemos tenido la suerte de pasar tiempo a su lado. Ella siente que es ahora cuando por fin ha encontrado la forma de poner en práctica su misión, siendo canalizadora de esa energía femenina y ayudando a otras mujeres a conectar con el infinito poder que llevamos dentro. Y su intención es ayudar a más y más mujeres a través de “La revolución de la cuchara”, un curso en el que las participantes encuentran ese espacio para conectar con su potencial femenino. Desde una premisa muy clara que se simboliza en la cuchara: la revolución es integración de lo masculino y lo femenino, pues una cuchara es combinación de esas dos partes: acoge en su seno con la fuerza del mango.

No me gustaría concluir sin hacer rerefencia a Vicente Merlo, uno de los pocos ponentes hombre, filósofo y orientalista, quien nos transportó a una India por muchos desconocida y que a mí no hizo sino reafirmarme en el amor que siento por el país. Con la intención de hablarnos de la influencia femenina de oriente en occidente, Vicente hizo un bellísimo recorrido por las distintas manifestaciones femeninas de la deidad, encarnando los 4 principios básicos de la madre Maha Shakti: fuerza o ira transformadora (Mahakhali), sabiduría y compasión (Maheshwari), belleza (Mahalakshmi), conocimiento y artes (Mahasaraswati). Vicente señaló que quizá una de las principales influencias de lo femenino oriental en occidente es la forma de meditación que occidente está “importando”, la meditación de la contemplación, frente a la meditación racional propia de occidente. Partiendo de su particular definición de meditar, descanSER, descansar en el SER, cobra cada vez más sentido que el poder femeninio resida en el SER y no en el HACER, como señalara también Isabel de Casas. Te invito a descansar en vuestro SER y no perseguir sólo el HACER.

Que tengas un día feliz y en CAlma :)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *