¡UNETE a la Comunidad en CAlma!


Te invito a unirte a la Comunidad en CAlma, un espacio donde compartir consejos, reflexiones, trucos para llevar una vida más consciente, plena y serena. Recibirás en tu correo los artículos de mi blog, así como información sobre servicios o programas nuevos e invitaciones a charlas y formaciones.

Al suscribirte, recibirás automáticamente y de forma totalmente gratuita la Guía para mujeres trabajadoras proactivas con ganas de CAlma “Conoce tu día a día”, que forma parte de mi programa Vivir con CAlma exterior.

No esperes más para compartir tus experiencias con otras mujeres con ganas de CAlma. Te animo a unirte a esta gran Comunidad en CAlma suscribiéndote a mi lista de distribución

¡YA CASI ESTAMOS!

Sigue los pasos y en breve recibirás la guía gratuita

1

Busca el email de confirmación en tu bandeja de correo electrónico

2

Haz click en el link de confirmación que aparece en el email

3

Recibirás otro correo con un link para descargarte la guía gratuita

Teoría de los “Seis grados de unión”

¿Conoces la teoría de los “Seis grados de separación”? Es la hipótesis de que cualquier persona puede estar interconectada a cualquier otra persona del planeta a través de no más de cinco conocidos, generando así seis grados de separación. De hecho, estoy segura de que si estás leyendo esto la teoría aplica en nuestro caso.

Yo creo firmemente en esta teoría y la hago mía como la teoría de los “Seis grados de unión”, no sólo a nivel de relaciones personales sino también de experiencias vitales, pues mi vida ha sido un claro ejemplo de esta unión. Desde siempre he sentido que quería llegar más allá, a un lugar en el que podría ser más feliz, sentirme más satisfecha, sentirme plena. Y ese momento nunca llegaba. Cuando pensaba que ya había conseguido un gran logro (normalmente en forma de puesto de trabajo “perfecto”), la vida me daba un toquecito para despertar. Cada uno de los puntos sobre la flor de loto del logo de CAlma representa uno de estos momentos vitales y los pétalos los grados de unión entre ellos. Pasa sobre ellos.

Y ¿el quinto grado?, os preguntaréis. Esto es un proceso y aunque hasta ahora yo tenga la sensación de que la vida me ha ofrecido bastantes aprendizajes, probablemente queden otros despertares por llegar. Algunos podrían ser propiciados por mí (digo esto como si los anteriores no los hubiera buscado yo, ¡ilusa de mí!), como aumentar la familia o lanzar algún otro proyecto más ambicioso.

Como señalaba al principio, estos podrían parecer momentos que generaron separación, más que unión. Yo a día de hoy veo que todas estas experiencias están interconectadas; sé que sin haber vivido y aprendido de una de ellas, no habría podido avanzar y experimentar lo que la vida quería que aprendiera en el siguiente nivel. Hay un hilo conductor que me ha traido hasta aquí, a ser la mujer que soy hoy en día, a entender el mundo como lo entiendo y a vivir la vida como la vivo.

Y lo mismo ocurre con mi carrera profesional. A primera vista puede parecer que mi trayectoria profesional de tan diversa que es… se torna en un laberinto sin sentido. Al contrario, yo siento los grados de unión existentes entre los distintos trabajos, desde que empecé como coordinadora del departamento de interpretación en una agencia, a mi puesto de técnico de proyectos de cooperación en dos ONGs, mi labor como gestora cultural o mis últimos trabajos como profesora tanto de español como de inglés en diferentes ámbitos (Universidad, colegio, empresa, etc…) Y todo esto aderezado siempre con alguna buena e interesante traducción, pasión que nunca he abandonado. A día de hoy, dedicándome a ayudar a otras personas a través del coaching y la formación en inteligencia emocional, sí que tengo la certeza de que he llegado al último grado de unión, pero nunca se sabe ;)

Lo que subyace a esta teoría de los “Seis grados de unión” es que todas las experiencias que vivimos tienen un por qué y un para qué, y están interconectadas…nos conducen a alguna parte si sabemos extraer el aprendizaje que nos brindan. Cuando pasamos malas experencias, tendemos a querer olvidarlas, a “empezar desde cero”. Yo apuesto por recoger el aprendizaje que cada experiencia nos da y que nos sirva de impulso para emprender nuevos caminos. ¡Deseo que veas los grados de unión entre tus experiencias y puedas seguir creando la vida que quieres! ¡Eres la arquitecta de tu propia vida, diséñala a tu gusto!