¡UNETE a la Comunidad en CAlma!


Te invito a unirte a la Comunidad en CAlma, un espacio donde compartir consejos, reflexiones, trucos para llevar una vida más consciente, plena y serena. Recibirás en tu correo los artículos de mi blog, así como información sobre servicios o programas nuevos e invitaciones a charlas y formaciones.

Al suscribirte, podrás descargarte de forma totalmente gratuita la Guía para mujeres trabajadoras estresadas con ganas de CAlma “Conoce tu día a día”, que forma parte de mi programa Vivir con CAlma exterior.

No esperes más para compartir tus experiencias con otras mujeres con ganas de CAlma. Te animo a unirte a esta gran Comunidad en CAlma suscribiéndote a mi boletín

¡YA CASI ESTAMOS!

Sigue los pasos y en breve recibirás la guía gratuita

1

Busca el email de confirmación en tu bandeja de correo electrónico

2

Haz click en el link de confirmación que aparece en el email

3

Recibirás otro correo con un link para descargarte la guía gratuita

Únete a mi Comunidad y recibe gratis esta guía de Productividad Personal con CAlma

Estás a punto de recibir gratis la guía de Productividad Personal con CAlma

Sigue los pasos y en breve recibirás la guía gratuita

1

Busca el email de confirmación en tu bandeja de correo electrónico

2

Haz click en el link de confirmación que aparece en el email

3

Recibirás otro correo con un link para descargarte la guía gratuita

Bienvenida a tu nueva vida en CAlma

Ayudo a mujeres empresarias a ser conscientemente productivas para conciliar vida personal y profesional
PREFIERO MI VIDA ESTRESANTE
QUIERO SABER CÓMO

Qué te ofrezco

¿Te sientes estresada y no sabes por qué? O quizá ya sabes por qué pero no sabes cómo gestionarlo…

¿Sientes que no tienes el control de tu vida, que te pierdes en mil actividades pero no te encuentras a ti misma?

¿Eres una mujer “multitarea” y sientes que no llegas a todo?

¿Llevas tiempo intentando tener una vida más calmada y has probado de todo, pero no avanzas?

¿Te han dicho mil veces que necesitas yoga, meditación, mindfulness y distintas técnicas de relajación pero eso no va contigo?

Yo también he estado ahí, yo también llevaba una vida estresada y ¡no lo sabía! Yo también me sentía arrastrada por el ritmo frenético y pensaba que la culpa era de otro. Yo también quería controlarlo todo desde fuera. Yo también he sido multitarea y pluriempleada, y me abandoné a mí misma. Yo también he probado yoga, meditación, mindfulness y sentía que me faltaba algo…

Porque también he estado ahí y ahora estoy aquí, en CAlma, quiero y puedo ayudarte. ¡Porque tú te lo mereces!

Coaching con Alma es para ti si…

ERES

activa

vivaz

luchadora

comprometida

la alegría de la huerta

pero a veces

TE SIENTES

estresada

angustiada

sin energía

desmotivada

sin chispa

• Si sueñas con una vida más satisfactoria y equilibrada, con tiempo para ti y lo que es importante para ti

• Si te has dado cuenta de que entre lo que HACES hoy en día y lo que te gustaría SER hay un abismo…

• Si estás dispuesta a ser la protagonista de este cambio en tu vida, responsabilizarte del proceso y dedicarte tiempo para vivir tu sueño…

Te ofrezco CAlma – Coaching con Alma

Coaching personal

Procesos de coaching


Vivir con CAlma interior
Vivir con CAlma exterior
Vivir con Alma

Formación

Formación en Productividad Personal con CAlma


Formación en competencias y habilidades

Patricia Palomar Recio

Soy Patricia Palomar Recio, coach certificada por ASESCO (CAC Nº 10811) y formadora.  Soy vital y sensible, alocada y responsable, perseverante –que no cabezota– y muy proactiva y auténtica. O al menos eso dicen de mí;)

Me apasiona la conexión con las personas. Es el hilo conductor de mi vida y trayectoria profesional primero como intérprete, después en el ámbito de la cooperación al desarrollo y posteriormente en la enseñanza. De este periodo, también rescato que soy Licenciada en traducción e interpretación (inglés y francés) y me defiendo en otros idiomas (lengua de signos española, hindi, italiano, etc), cursé un Máster en diplomacia y relaciones internacionales y el Certificado de aptitud pedagógica. Si quieres saber más a nivel académico y profesional de mis vidas anteriores (en las que, como puedes ver, estaba aquejada de titulitis;)), puedes pinchar aquí

En esta vida que conscientemente he elegido vivir me he formado en coaching cursando un Máster en Coaching, inteligencia emocional y relacional y ciencia cognitiva de la Universidad de Alcalá y soy Máster Practitioner en PNL con el Instituto de Potencial Humano y Scrum Máster por European Scrum. No son los títulos lo que me aportan la experiencia que quiero compartir contigo en CAlma, sino las vivencias que me ofreció la vida y que me han llevado a ser lo que soy hoy en día: coach personal y formadora en productividad personal consciente. Todas estas experiencias las resumo en mi teoría de Los Seis grados de unión

Testimonios

La paz viene de dentro, no la busques fuera

Buddha

Blog

El desgaste por empatía en la relación de ayuda

En el trabajo de entrega y dedicación a los demás, como es el caso en las ONGDs y ONGs, a menudo nos olvidamos de nosotros mismos. Priorizamos el servicio al otro y descuidamos el servirnos a nosotros mismos. Esta inversión de prioridades en ocasiones nos conduce al desgaste por empatía, en el que me gustaría profundizar en este artículo.
A veces se entiende la empatía como el ponerse en el lugar del otro “literalmente”, lo que nos conduce a sufrir en nuestra propias carnes su malestar, desdicha, frustración, etc. El origen etimológico de la palabra empatía nos ayuda a profundizar en el significado. ‘Em’ como prefijo (‘en) significa “dentro de” y ‘pathos’ es el sentimiento o padecimiento del otro, por lo que se trataría de meterse dentro del sentimiento del otro (antipatía por tanto es somos contrarios al sentimiento del y simpatía cuando nos agrada ya que encontramos similitud entre el mundo del otro y el nuestro). La cuestión está en si ese “entrar en el sentimiento o padecimiento” del otro se lleva a cabo de forma sana y equilibrada, cuando se trata de poner en práctica la empatía en las relaciones de ayuda.
Con el fin de mantener el equilibro y la salud de los que trabajan en relación de ayuda, es esencial saber marcar una distancia para evitar la transferencia, en ambos sentidos. Por un lado, no debería implicar “contagiarse” del sentimiento del otro, sino entenderlo a nivel cognitivo y emocional para poder comprender mejor la situación que esta viviendo la otra persona. Y por otro lado, no transferir mis expectativas, experiencias o emociones en situaciones similares. Es decir, antes de ponerse en los zapatos del otro, es primordial quitarse sus zapatos. Solo desde esa posición, podemos entender “el mundo del otro”.
En lo que me gustaría incidir en este artículo es precisamente que entender el mundo del otro es comprenderlo a nivel cognitivo y emocional, con el fin de poder mostrarle sus propios recursos para superar la situación. Es decir, empatía no consiste en decirle cómo tiene que solucionar su “padecimiento”, sino mostrarle que tiene los recursos para hacerlo él mismo. Es decir, no consiste en entregarle TUS recursos, en dedicar tu cuerpo y alma a salvarle, olvidándote de ti en el proceso. Esta entrega de energía, pasión, emoción, recursos a todos los niveles supone olvidarse de uno mismo en favor del bienestar del otro. Y este patrón, sin duda, deriva en un desgaste por empatía que nos impide seguir ofreciendo nuestros servicios a un nivel óptimo de energía y motivación.
Desde Coaching con Alma abogamos por que no te olvides de ti misma/o, que te priorices y que cuides de ti. Tú eres el capital con el trabajas y que vas a poner a disposición de otros, por tanto el autocuidado es esencial. Tú debes ser tu máxima prioridad. Y luego, si decides conscientemente invertir tu energía, conocimientos y experiencia en otras personas, que sea desde el mejor estado emocional, físico y mental.

La importancia de no sobrecargarse

 

Uno de los pilares fundamentales de mi Metodología de Productividad Personal con CAlma es el minimalismo, porque hacer menos (si es lo adecuado) muchas veces es hacer más. Para ello, la toma de conciencia, el autoconocimiento, para entender profundamente por qué pero sobre todo para qué hacemos lo que hacemos, es esencial. Tenemos tendencia a valorar si hacemos muchas cosas pero si estas no tienen un sentido, un para qué claro, debemos plantearnos entonces de qué sirven.

Es para mí un placer dar la bienvenida a este blog a  una experta en toma de conciencia y en técnicas de relajación, Luisa Vela, de Control del Estrés, que ha desarrollado un método propio de Autorelajación Consciente (ARC). Hoy nos invita a hacer una reflexión mediante esta una pequeña fábula para ilustrar la importancia de no sobrecargarse.

Al hilo de la gestión del tiempo y de las tareas, me viene a la memoria  un librito de cuentos de la tradición sufí, recopilados por Idries Shah, y en concreto el cuento “Camellos y hombres”.

En él, Nasrudín, el eterno protagonista de las enseñanzas sufíes nos pone de manifiesto con aplastante lógica ese rasgo de incongruencia humana del que nos sentimos a veces tan víctimas.

Camellos y hombres

Nasrudín –le preguntó el vecino- ¿Quién es más inteligente, el camello o el hombre?

El camello –contestó el mulá-, porque lleva cargas pesadas sin quejarse, pero nunca pide una carga adicional. El hombre, por el contrario, atestado de responsabilidades, siempre quiere aumentar sus cargas.

¿A alguien le suena esto de apuntarse a un bombardeo, exprimirse, descuidarse, cargar con más de lo que se puede, olvidarse de  reservar algo de tiempo para el descanso ?

¿Qué hay detrás de esta actitud? ¿Para qué nos sirve esto? Intuyo que para sentirnos más valiosas.

Parece evidente que si nos valoramos por lo que hacemos y no tanto por lo que somos, buscaremos hacer y hacer sin parar con el fin de conseguir la aprobación de los demás. De esto y otros muchos aspectos que nos llevan a diariamente a sufrir estrés hablaremos en el Taller de Gestión del Tiempo y del Estrés, con Luisa Vela, el próximo 8 de junio. Tienes toda la información aquí.

Si no puedes asistir al taller, nos encantará leer tu opinión en comentarios ¿Qué opinas? ¿Lo hacemos solo para eso o hay otro fin?

La falacia de la multitarea

Hace unos días hablando con dos amigas, una empresaria y otra trabajadora por cuenta ajena en el mundo de las nuevas tecnologías, les escuché decir que les encanta trabajar en modo multitarea, que sienten una gran satisfacción al poder acabar todas las tareas de las que están pendientes al mismo tiempo.

En este artículo te quiero explicar por qué esta sensación de satisfacción puede ser engañosa…demostrando por qué considero que la multitarea es una falacia.

Para muchas personas que viven estresadas, arañando el reloj, robándole minutos y horas al día, el mecanismo más provechoso es hacer varias cosas a la vez. Es decir, si en el espacio de tiempo que me llevaría una tarea, hago dos o tres, pues ¡eso que he ganado!¿verdad? Y así, supuestamente, el tiempo que me “he ahorrado” lo puedo aprovechar en hacer más cosas.

No se puede rebatir que, pasado ese periodo de tiempo, la persona no haya hecho las dos o tres tareas que se había fijado (mis amigas de hecho hablaban de “terminar” esas tareas, no de estar enzarzadas con varias cosas a la vez y no acabar ninguna, que es lo que suele pasar al trabajar o vivir en modo multitarea). Objetivamente se podría demostrar que has hecho una tortilla de patata, hablado con tu madre por teléfono y limpiado parte de la cocina en 25 minutos. Nada que objetar.

Lo que se plantea son dos cuestiones clave: ¿qué calidad tienen cada una de esas tareas?¿cuál es su nivel de excelencia? Y sobre todo, y primordial: ¿a qué coste energético y emocional?

Las personas que trabajan (o funcionan en su vida en modo multitarea) tienden a presentar niveles altísimos de estrés, aunque no siempre se manifieste a simple vista. Es decir, quizá esas personas argumentan que no tienen estrés porque no van deprisa y corriendo a los sitios, ni hablan rápido, no son personas que te interrumpen al hablar, que te dan la respuesta antes de que se la pidas, etc. Aunque estos son algunos de los síntomas del estrés, no todo el estrés se manifiesta así. Las fuentes del estrés así como sus manifestaciones son muy diversas.

Por eso, comparto contigo las razones por las que creo que la multitarea es una falacia.

1ª falacia: la simultaneidad sólo se puede dar en casos muy concretos. Para poder llevar a cabo algo parecido a la multitarea (realizar dos acciones al mismo tiempo) es necesario que se den dos condiciones:

Que una de ellas sea una acción promovida por el sistema nervioso autónomo (respirar, digerir, etc..) o que esté tan bien aprendida que resulte del todo automática, como caminar
Que requieran dos tipos de procesamiento cognitivo distintos. Este sería el caso de leer y oír música, aunque la cosa cambia cuando la canción tiene letra…

En otros supuestos (escribir un email a la vez que hablo por teléfono, leer un artículo mientras escucho a mi compañero de oficina, etc…) realmente lo que se produce es un cambio en el foco de atención, lo que se conoce como la “capacidad de alternancia”, por tanto.

2ª falacia: la simultaneidad de tareas no es 100% exacta.

Cuando estamos en modo multitarea, nuestro cerebro está constantemente pasando de una actividad a otra. La forma de llevar la atención de una tarea a otra es imperceptible para nosotros, pero el cerebro sí está dando esos “saltos”. Subrayo “saltos” para dar ilustrar el desgaste de energía que supone pasar continuamente de una idea a otra, pues básicamente estamos saltando de 0 a 100 continuamente y muy rápidamente. Pruébalo con tu cuerpo y quizá te sea más fácil sentir el desgaste de energía.

3ª falacia: no ahorras tiempo. Sí hay un lapso de tiempo entre una tarea y otra, aunque sea imperceptible para nuestro cerebro. Y de ahí se deriva la siguiente falacia

4ª falacia:  no eres más eficiente porque tu capacidad de concentración no es del 100% desde el inicio al fin de una actividad. Se produce lo que Yerkes y Dodson denominan “activación del rol”, de tal forma que cada vez que me interrumpo en una tarea, cuando quiero retomarla mi concentración se va activando gradualmente y no está al 100% desde el principio. Al final de un cierto periodo de tiempo, nuestro nivel de concentración en cada una de las tareas ha sido mucho menor que lo que pensamos y lo que es más importante, el nivel de desgaste de energía es muchísimo mayor. De hecho, muchas de estas personas que van con “el pistón puesto” acaban el día agotadas aunque no hayan hecho muchos esfuerzos físicos…¿te suena?

La ley Carlson o ley de la secuencias homogéneas refuerza esta idea al enunciar que “el trabajo interrumpido será menos efectivo y tomará más tiempo que el que se ejecuta de manera continua”. Lo que nos reconduce a la 3ª falacia: no se ahorra tiempo pues lo pierdes también teniendo que volver a concentrarte en la tarea.

Además, a esto hay que sumarle que es materialmente imposible aprender cuando llevamos a cabo varias tareas a la vez porque el cerebro desvía la actividad a una zona, el cuerpo estriado, que se ocupa de procesar lo inmediato evitando que intervenga el hipocampo, que es uno de los principales órganos encargados de la memorización y el aprendizaje. Por lo tanto, también estás perdiendo tiempo a largo plazo.

Te resumo las verdades de la multitarea

Pierdes tiempo a corto y a largo plazo
Pierdes energía: es un proceso agotador para el cerebro
Afecta a la memoria
Produce bloqueos mentales
Aumenta el estrés, al enviar al cerebro la señal de tener que afrontar muchas cosas.

Ahora elige: ¿seguir perdiendo tiempo y dañando tu capacidad cognitiva a largo o medio plazo o trabajar en modo acción enfocada? En el próximo artículo compartiré las claves y beneficios de la acción enfocada.

100% mujer

Este fin de semana, a raíz de la campaña publicitaria de El Corte Inglés por el Día de la Madre, las redes se han inundado de comentarios criticando el mensaje machista que arrojaban los carteles, en concreto uno de una mujer joven con el texto: 97% entregada, 3% egoísmo, 0% quejas.

Es incuestionable que se trata de un síntoma más, de la punta del iceberg del sistema machista y patriarcal que todavía impera en esta sociedad.

Algunas de las críticas apuntaban a que quizá era una campaña que buscaba la controversia (a sabiendas de que iba a generar tales reacciones) con el fin de darse más publicidad. Aunque no tengo tantos conocimientos de marketing y publicidad, me permito dudarlo.

Mi opinión va más encaminada a que esta campaña está dirigida a un público que desafortunadamente existe, aunque esas mujeres desconozcan que son el objeto de esa campaña. Si bien está aumentando la conciencia sobre la igualdad entre hombres y mujeres y el rol que la mujer puede ELEGIR desempeñar en la sociedad, las creencias colectivas y condicionamientos sociales no desaparecen de la noche a la mañana. Es incuestionable y reseñable que hoy en día, no sólo las mujeres, sino gran parte de la sociedad, somos conscientes de los roles impuestos a las mujeres que nos han denigrado durante siglos.  Se ha hecho mucho en favor de dar visibilidad y concienciar sobre la discriminación que ha sufrido y sufre la mujer. No pretendo ahora hacer un recorrido histórico ensalzando las conquistas de la tercera ola del feminismo y la gran labor que desempeña hoy en día este movimiento en la sociedad.

La cuestión está en que hay ciertas creencias que están grabadas en el adn colectivo de la mujer de las que la propia mujer no es consciente. Son creencias difíciles de desterrar con tan sólo unos años de sensibilización frente a siglos de imposición. En mi trabajo con mujeres escucho en numerosas ocasiones frases como “yo elijo ir al gimnasio para estar al 100% con mi cuerpo, no me lo impone nadie” o “por supuesto que elegí ser madre”… Siempre desde el respeto, ayudo a estas mujeres a plantearse si esas “elecciones” han sido conscientes y han nacido de una reflexión profunda de lo que realmente quieren. Es necesario trabajar a un nivel más profundo (en concreto yo lo trabajo con herramientas de programación neurolingüística) porque muchas de estas mujeres creen ciertamente que son mujeres empoderadas que no se dejan influir por los estereotipos que el patriarcado impone. Es decir, las mujeres a veces  tomamos decisiones que, a un nivel superficial de conciencia, creemos atienden a lo que nosotras queremos, pero si ahondamos en el origen de esa creencia nos daremos cuenta de que probablemente es heredada (de nuestra familia, el entorno social, etc…)

Durante los años que viví en India, y gracias al estudio que hice sobre el papel de la mujer, leyendo y traduciendo a Sudhir Kakar, pude comprobar cómo  la mujer se definía siempre como vinculada a alguien. Es decir, era “esposa de…, madre de…, hija de…., hermana de.. negando su individualidad e identidad por el mero hecho de ser mujer. Igualmente fui testigo de las críticas de mujeres occidentales hacia la mujeres indias porque estas no se rebelaban ante determinadas situaciones. Me parecía injusto ese juicio, por muy en contra que esté del trato que recibe la mujer en la india. Injusto porque en ocasiones nacía del desconocimiento y de la inconsciencia de las propias convenciones sociales de las que ellas mismas son víctimas en occidente.

Por ello, me he aventurado a decir que esta campaña iba dirigida a un público que desafortunadamente existe: mujeres que creen haber elegido ser 97% entregadas, 3% egoístas (hablar de la diferencia entre egoísmo y amor propio me llevaría otro artículo, pero está claro que los publicistas se han lucido escogiendo las palabras), 0% quejas. Y subrayo “creen”  y rompo una lanza por ellas, porque lo que sostengo es que no son conscientes de que esa elección probablemente no nazca de ellas. Quizá hay mujeres que han elegido de forma muy consciente que ese es el rol que quieren desempeñar en sus vidas y en esta sociedad. Vaya por delante que no juzgo esa elección.

Yo soy mujer, no soy madre, soy emprendedora, soy hija, soy hermana, soy pareja, soy amiga, y ante todo soy consciente de que en todos estos roles se me colará algún tinte machista porque nací y me crié en una sociedad todavía machista. No me juzgo por ello, simplemente estoy alerta para ir potenciando cada vez más mi feminidad y dejar de sentirlo como \"un estorbo o un obstáculo\" , como apuntaba Betty Friedman en “La mística de la feminidad”, y ser 100% mujer, sin tener que añadir atributos.

Entrevista en el programa de radio “Cultura Emprende”

El pasado sábado 2 de febrero tuve el placer de participar en el programa de radio \"Cultura Emprende\" en Radio Intereconomía en el espacio \"La Voz de la Microempresa\", invitada y entrevistada por Víctor Delgado García, director de AEMME (Asociación Española Multisectorial de Microempresas), para hablar de conciliación y bienestar laboral, un tema que \"parece\" estar de moda en las tertulias y conversaciones y que debería estar más presente en la política de recursos humanos de las empresas y la agenda de la administración local y estatal.

Sirva esta última afirmación como premisa y punto de partida para lo que me gustaría compartir hoy en este artículo. Si bien es cierto que las políticas de conciliación son no sólo necesarias sino obligatorias, en ocasiones, la falta de las mismas parece servirnos de parapeto (por no decir, excusa) ante las posibles propuestas de mejorar nuestro día a día. En otras palabras, partiendo de la base de que a nivel gubernamental y empresarial se deben dar pasos en pos de la conciliación real Y NO SÓLO PARA LAS MUJERES, siento que cada uno de nosotros tenemos el poder y la responsabilidad de decidir qué hacer con nuestras vidas, mientras las manidas políticas se hacen realidad.

En ocasiones me encuentro con personas (mujeres en su gran mayoría, aunque repito, CONCILIAR NO ES FEMENINO) que buscan un mayor equilibrio entre vida personal y profesional, así como reducir su nivel de estrés y culpabilidad por querer desarrollarse a nivel personal.  He escuchado en muchas ocasiones “no puedo conciliar porque en mi empresa los horarios son muy rígidos…” o “los autónomos/emprendedores no podemos conciliar, trabajamos 24/7, no queda otra” . Esos factores obviamente están ahí y son parte de la “lucha” para el cambio. Pero mientras tanto, si sentimos que un determinado ritmo de vida nos está afectando, a nuestra salud, a nuestras relaciones familiares y sociales, a nuestro bienestar al fin y al cabo, la responsabilidad de hacer algo para mejorar esta situación en la medida de lo posible es nuestra. Podemos echar balones fuera (seguir argumentando que no hay políticas por parte de las empresas y el gobierno), pero eso no va a solucionar nuestro día a día.

Al decir que CONCILIAR NO ES FEMENINO me refiero precisamente a que las políticas de conciliación no deben ir dirigidas sólo a mujeres (en quienes recae en gran medida la labor de cuidado de otras personas) o madres (ha sido el caso durante un tiempo). Conciliar es poder disfrutar de tu vida personal, independientemente de lo que hagas en ese tiempo.

Coaching con Alma es un espacio para alentar a las personas a hacer cambios en sus vidas que les permitan disfrutar de su vida personal, más allá de cómo sea el sistema. Se trata de ayudar a las personas a ver que pueden enfocar su vida de otra forma, porque en ocasiones, consideramos que hay una sola vía y una sola forma de vivir (con necesidades que no son tales, y que creemos valorar por encima de otros muchos aspectos en nuestras vidas que son realmente importantes).
En este artículo \"La fórmula no mágica para conciliar vida profesional y personal\" hablaba precisamente de qué podemos hacer cada uno de nosotros para encontrar el equilibrio en nuestro día a día. Si quieres, puedes leerlo aquí. Lo llamo \"fórmula no mágica\" precisamente para desmitificar también el hecho de que \"parece imposible\" conciliar, y en eso también nos escudamos.  Ser capaz de equilibrar el tiempo que dedicas a tu vida profesional y el tiempo que te dedicas a ti se considera una proeza que muy pocas personas logran y cómo alcanzarlo parece ser el secreto mejor guardado. La clave es más sencilla.

Agradezco el espacio que han brindado Cultura Emprende y AEMME (puedes escuchar la entrevista entera aquí) para dar voz no sólo a la labor que desempeñamos las microempresas y emprendedores, sino también para tratar este tema que debería trasladarse ya de los medios y despachos a las realidades de las vidas de todos aquellos que deseamos vivir con más calma, disfrutando de nuestro desarrollo tanto personal como profesional.

La fórmula “no mágica” para conciliar vida profesional y personal

La fórmula para conciliar vida personal y profesional bien podría ser la fórmula de la felicidad, porque hoy en día ¿qué es lo que más se ansía si no es ese equilibrio, poder hacer malabares con todas las actividades del día a día sintiéndonos bien? Ser capaz de equilibrar el tiempo que dedicas a tu vida profesional y el tiempo que te dedicas a ti misma se considera una proeza que muy pocas logran y cómo alcanzarlo parece ser el secreto mejor guardado. En este artículo te desvelaré cuál es para mí la clave para conciliar y vivir en equilibrio y comprobarás que es algo al alcance de todas.
Muchas mujeres me preguntan: “¿cómo puedo organizarme mejor?, ¿qué herramientas debo utilizar para programar y planificar el día o la semana?, ¿cómo puedo hacer todas las actividades que quiero sin estrés? O ¿cómo robarle minutos al día para tener tiempo para mí?” .
Mi respuesta a estas preguntas es siempre la misma; un mantra que forma parte de mí desde hace años:

“No hay calma exterior sin calma interior”
¿Qué quiere decir esta frase? Lo que todas buscamos es equilibrio, calma, sentirse bien con una misma a lo largo del día, sin estrés, ni sentimiento de culpa.... básicamente, sentirse en paz. La cuestión está en que esta paz o calma que tanto ansiamos, la buscamos fuera, en el exterior. Pretendemos poner orden en nuestra agenda, nuestra casa, nuestro calendario (y ya de paso a veces el de nuestra pareja, hijos, padres, amigos...), ir colocando piezas fuera que nos aporten esa paz interior. Pero esta es una tarea que, aparte de titánica e infinita, es infructuosa para encontrar la paz interior y posiblemente acabe siendo fuente de mayor frustración e insatisfacción. Por varios motivos:

en la vida todo es impermanente, nada permanece inmutable, todo siempre cambia... Es un principio budista que considero esencial para encontrar la paz: aceptar la inpermanencia de las cosas y el carácter cambiante de la vida.

no tienes control sobre las cosas. Vives en el espejismo de que lo tienes (pero la realidad es el punto anterior)

si persistes, es infinito... Puedes pasarte la vida planificando, organizando, programando... y luego ejecutando, y al día siguiente vuelve a ser lo mismo, porque las cosas suceden, las fechas de las reuniones se cambian, la mesa del despacho se desordena, tu casa se ensucia, etc... Con esto no digo que no haya que ordenar, programar y planificar, sino que lo importante es ser consciente de para qué lo haces. Lee el siguiente punto.

¿realmente te da satisfacción, o sientes felicidad cuando consigues organizar todo lo que quieres y ejecutarlo según tus planes? Puede que experimentes una satisfacción momentánea, pero poco después esa sensación se desvanece y ya estás buscando otra actividad más que organizar, un proyecto nuevo que emprender, una estancia que volver a ordenar...

Entonces, ¿cuál es la fórmula mágica para organizarse mejor y conciliar? ¿Quiere esto decir que no existe, que es una utopía que todas perseguimos sin sentido?
No. La cuestión está en que esa fórmula no se encuentra fuera de ti, sino dentro de ti.
Antes de pretender conciliar, de querer poner orden a todas las actividaes que ocupan tu día a día, la clave está en conocerte por dentro y saber cuál es tu orden interno. Por eso, yo siempre hablo de reCONCILIARse con una misma. Puede que no te guste leer esto, que estés pensando que no tienes que reconciliarte contigo misma, que estás bien contigo, que te aceptas, que no estás enfadada y no tienes que iniciar una reCONCILIAción... Si te sientes así, es comprensible. No hablo de reCONCILIARse como si te hubieras peleado contigo misma, pero quizá sí como si tuvieras que perdonarte. Y me gustaría explicarte cómo:

Conócete: puede que pienses que te conoces muy bien, pero si algo he aprendido en estos años es que esta es una tarea de por vida y siempre siempre te puede sorprender algo nuevo de ti.

Entiende cómo es tu orden interior: identifca tus valores, tus creencias sobre tu identidad y sobre tus comportamientos. Ten claro qué es lo prioritario para ti. Saca a relucir tus capacidadesy lo que te permiten hacer.

Acéptate: reconoce y asume que una parte de ti es de un determinada manera, y otra parte de ti, de otra, etc. Y es importante hablar de “partes de una misma”. Aquí es esencial tener claro que tú no eres lo que haces, no eres tus comportamientos. Tienes determinadas conductas en determinados momentos y si te conoces, te entiendes y te aceptas, entonces, y sólo entonces, puedes llegar a cambiarlos, si quieres. Pero ante todo lo importante es aceptarse.

Perdónate: cuando nos analizamos e identificamos esas partes de nosotras que no nos gustan, tendemos a ser muy críticas con nosotras mismas, a juzgarnos en exceso... Precisamente es por esta última fase por lo que reCONCILIARse con una misma cobra máximo sentido. Perdónate, haz las paces contigo misma.

En gran medida, nuestra necesidad de controlar lo de fuera y tenerlo en orden atiende a no haber hecho este acto de reCONCILIACIÓN con nosotras mismas, a no tener claro qué orden interno tenemos, a no haberlo aceptado y a estar siendo excesivamente duras con nosotras mismas.
Cuando no nos conocemos ni aceptamos, dejamos que lo externo nos influya más de la cuenta y ponemos el foco en ello: queremos cambiar lo de fuera porque no estamos a gusto con nosotras mismas. Sin embargo, cuando te conoces, gestionas tus emociones y tus reacciones o respuestas ante las circunstancias de la vida, estás más conforme con lo que ocurre porque entiendes que lo externo no puede influir en lo interno tanto como antes. Porque si estás en paz contigo misma, el caos externo es menos caos y, sobre todo, te afecta menos. Dejas de sentir esa necesidad de satisfacción y aprobación externa (¿para qué haces tantas cosas, si no?), y te sientes satisfecha con lo que eres.
Aún así, la vida son actividades, tareas, proyectos, obligaciones, compromisos y deseos que hay que gestionar. Pero desde esa reCONCILIAción personal, desde estar en paz contigo misma, el acto de conciliar vida personal y profesional no es una fuente de estrés sino una extensión de lo que eres y fluye con mayor facilidad.
Existen muchas herramientas, estrategias y trucos para conciliar y organizarse mejor, pero nada de esto funcionará si no tienes esa calma interior que nace de haberte reCONCILIAdo contigo misma.

Recursos gratis

Aquí encontrarás recursos que te ayudarán a conseguir aquello que deseas y llevar una vida en CAlma. No te pierdas las novedades que irán apareciendo relacionadas con todos mis servicios, programas y cursos sobre Productividad Personal con CAlma.

Únete ahora mismo a la Comunidad en CAlma y recibe gratis la Guía para mujeres trabajadoras estresadas con ganas de CAlma “Conoce tu día a día”, que forma parte de mi curso Vivir con CAlma exterior


Planifica y programa tu 2019 a tu gusto y a tu ritmo, con CAlma

Descarga este programador mensual que puedes customizar a tu gusto para cada mes. ¡Descárgalo 1 vez e imprímelo tantas veces como lo necesites!


¿Consigues o persigues?

Ya has identificado algo que te gustaría mejorar para ser más conscientemente productiva, ya has concretado tu deseo en un objetivo … ¿Y ahora qué?  También te acompaño en el proceso de conseguir tus objetivos, por supuesto con CAlma :) Descárgate esta guía gratis (haz click en la imagen) que te ayudará a trazar un plan de acción para conseguir aquello que te propongas

¡UNETE a la Comunidad en CAlma!


Te invito a unirte a la Comunidad en CAlma, un espacio donde compartir consejos, reflexiones, trucos para llevar una vida más consciente, plena y serena. Recibirás en tu correo los artículos de mi blog, así como información sobre servicios o programas nuevos e invitaciones a charlas y formaciones.

Al suscribirte, podrás descargarte de forma totalmente gratuita la Guía para mujeres trabajadoras estresadas con ganas de CAlma “Conoce tu día a día”, que forma parte de mi programa Vivir con CAlma exterior.

No esperes más para compartir tus experiencias con otras mujeres con ganas de CAlma. Te animo a unirte a esta gran Comunidad en CAlma suscribiéndote a mi boletín

¡YA CASI ESTAMOS!

Sigue los pasos y en breve recibirás la guía gratuita

1

Busca el email de confirmación en tu bandeja de correo electrónico

2

Haz click en el link de confirmación que aparece en el email

3

Recibirás otro correo con un link para descargarte la guía gratuita

Hay una mañana dentro de ti esperando a estallar en la luz

Rumi

¿Hablamos?

Tanto si quieres comenzar ya tu nueva vida en CAlma contratando mis servicios como coach o formadora, como si todavía tienes dudas y necesitas que hablemos, estás en el lugar correcto. Sólo te pido que tu mensaje sea lo más conciso y directo posible para poder atender a cuanta más gente mejor, porque leo y respondo personalmente todos los mensajes que me llegan.