¡UNETE a la Comunidad en CAlma!


Te invito a unirte a la Comunidad en CAlma, un espacio donde compartir consejos, reflexiones, trucos para llevar una vida más consciente, plena y serena. Recibirás en tu correo los artículos de mi blog, así como información sobre servicios o programas nuevos e invitaciones a charlas y formaciones.

Al suscribirte, podrás descargarte de forma totalmente gratuita la Guía para mujeres trabajadoras estresadas con ganas de CAlma “Conoce tu día a día”, que forma parte de mi programa Vivir con CAlma exterior.

No esperes más para compartir tus experiencias con otras mujeres con ganas de CAlma. Te animo a unirte a esta gran Comunidad en CAlma suscribiéndote a mi boletín

¡YA CASI ESTAMOS!

Sigue los pasos y en breve recibirás la guía gratuita

1

Busca el email de confirmación en tu bandeja de correo electrónico

2

Haz click en el link de confirmación que aparece en el email

3

Recibirás otro correo con un link para descargarte la guía gratuita

El desgaste por empatía en la relación de ayuda

En el trabajo de entrega y dedicación a los demás, como es el caso en las ONGDs y ONGs, a menudo nos olvidamos de nosotros mismos. Priorizamos el servicio al otro y descuidamos el servirnos a nosotros mismos. Esta inversión de prioridades en ocasiones nos conduce al desgaste por empatía, en el que me gustaría profundizar en este artículo.

A veces se entiende la empatía como el ponerse en el lugar del otro “literalmente”, lo que nos conduce a sufrir en nuestra propias carnes su malestar, desdicha, frustración, etc. El origen etimológico de la palabra empatía nos ayuda a profundizar en el significado. ‘Em’ como prefijo (‘en) significa “dentro de” y ‘pathos’ es el sentimiento o padecimiento del otro, por lo que se trataría de meterse dentro del sentimiento del otro (antipatía por tanto es somos contrarios al sentimiento del y simpatía cuando nos agrada ya que encontramos similitud entre el mundo del otro y el nuestro). La cuestión está en si ese “entrar en el sentimiento o padecimiento” del otro se lleva a cabo de forma sana y equilibrada, cuando se trata de poner en práctica la empatía en las relaciones de ayuda.

Con el fin de mantener el equilibro y la salud de los que trabajan en relación de ayuda, es esencial saber marcar una distancia para evitar la transferencia, en ambos sentidos. Por un lado, no debería implicar “contagiarse” del sentimiento del otro, sino entenderlo a nivel cognitivo y emocional para poder comprender mejor la situación que esta viviendo la otra persona. Y por otro lado, no transferir mis expectativas, experiencias o emociones en situaciones similares. Es decir, antes de ponerse en los zapatos del otro, es primordial quitarse sus zapatos. Solo desde esa posición, podemos entender “el mundo del otro”.

En lo que me gustaría incidir en este artículo es precisamente que entender el mundo del otro es comprenderlo a nivel cognitivo y emocional, con el fin de poder mostrarle sus propios recursos para superar la situación. Es decir, empatía no consiste en decirle cómo tiene que solucionar su “padecimiento”, sino mostrarle que tiene los recursos para hacerlo él mismo. Es decir, no consiste en entregarle TUS recursos, en dedicar tu cuerpo y alma a salvarle, olvidándote de ti en el proceso. Esta entrega de energía, pasión, emoción, recursos a todos los niveles supone olvidarse de uno mismo en favor del bienestar del otro. Y este patrón, sin duda, deriva en un desgaste por empatía que nos impide seguir ofreciendo nuestros servicios a un nivel óptimo de energía y motivación.

Desde Coaching con Alma abogamos por que no te olvides de ti misma/o, que te priorices y que cuides de ti. Tú eres el capital con el trabajas y que vas a poner a disposición de otros, por tanto el autocuidado es esencial. Tú debes ser tu máxima prioridad. Y luego, si decides conscientemente invertir tu energía, conocimientos y experiencia en otras personas, que sea desde el mejor estado emocional, físico y mental.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *